Los Andes Sagrados

Los Andes Sagrados

sábado, 30 de enero de 2016

Escucha abierta...


La escucha abierta de este instante, sin opción, sin foco, sin la división de la mente inconsciente, nos trae a la percepción las serenas frescuras para participar de la fiesta que está surgiendo ahora.
Escuchar con sinceridad, es como beber todo el aire ligero de la Vida y embriagados querer más.
Esta escucha sin límites, abate el pensamiento de tiempo y de espacio y nos abre a la percepción de la totalidad de nosotros que llega desde todos lados en este instante.
La incesante escucha es savia y semilla de la floresta vibrante, de la Presencia Inocente. Savia para fluir sin pararnos a ver nada, porque nada es especial; semilla para florecer y fructificar en un mismo instante.
La escucha inocente rompe la dualidad coherencia-incoherencia e salta al vacío de este ahora, consumiendo en el fuego de la plena atención a toda la historia personal que crea este intento en vano de coherencia o este juzgar incoherencias, como un dios tuerto.
La escucha del corazón cuando todo el resto está quieto, nos permite sentir la magia de los ángeles con sus pinceles de rocío. Susurran creando lo que el flujo de la consciencia pura proyecta en la pantalla neutra de Dios.
Escuchamos lo que Somos.
La escucha sin opción me permite sentir el rumor de estas venas que no terminan en este cuerpo sino continúa riendo y corriendo presurosa en la sangre de todos los que luchan.
La escucha es talentosa paridera, así del corazón nacen las palabras flores, las palabras perfumes y el canto fertiliza el vacío, ofreciendo vida a la Vida.
La escucha en quietud es gozo estático, perplejidad de la percepción ante el cántico de la Comunidad del Corazón, que avanza luchando por la vida, el pan, el amor indiviso, las frugales cosas, el paisaje vivo y la poesía para todos.
La escucha ocurre sin escuchador, no hay director ni controlador, ni quien escuche, y es esto la magia poética de la escucha inocente.
Cuando ocurre, cuando descubro que no hay quien escuche, la escucha se transforma y transforma a toda la percepción en alas, y vuelo en instantes que duran eternidades… me sobra vida para bañarme en cada instante…
No hay nadie aquí, pero hay escucha, el maestro llegó, no es nadie, pero es el Maestro… no hay nadie aquí ni ahí, porque no hay distancia ni espacio para habitante alguno en el Amor indiviso, la percepción que pare la escucha inocente…
La escucha inocente me devuelve la delicadeza espontánea de flor, la hermandad de pájaro, de ola, de nube y el río azul céfiro de la Gracia que llega incondicional y libre a embellecerlo todo.
La escucha está aquí, no hay quien escuche… y en este simple espacio la hermosura de SER lo es Todo, nada más hace falta, todo está pleno… y en paz.
Lucidor Flores


Práctica de los 21 días - marzo 2016
El PERFUME DEL JARDÍN - A Comunidad del Corazón

Informaciones: misticaandina21dias@yahoo.com.br

martes, 26 de enero de 2016

Um vídeo-convite para semearmos!

Aqui, neste Jardim, a palavra é poesia... 
A Luz chegou ao Jardim e as flores maravilham, com seus perfumes, o mundo.

Vem, abre teu sentir à Comunidade do Coração e desperta a beleza deste Amor!

Lucidor Flores

Exalemos o Perfume deste coração Jardim...
  Semeemos aos corações sedentos de Amor 
esse belo e delicado vídeo....
De onde vem o Perfume?

clique para começar a sentir....

www.nacionpachamama.com

lunes, 18 de enero de 2016

O Perfume do Jardim está chegando...

A PRIMAVERA DO CORAÇÃO

Este instante em que um oceano de cigarras me veste tem um resplendor tão brando que todas as armaduras e máscaras caem, falsas.
Me fundo com seu canto. Minha escrita enche-se de música terrestre. Há uma intensa quietude de flores e pássaros, como um rumor de beijos que me chega na noite e lentamente, como uma brisa, começa esta nova epopeia.
Este instante sonoro traz canto de cigarras e uma clareza de consciência, um soltar todas as aflições e deixar ir a pesada carga de tentar ser, não há agora essa áspera ansiedade de querer.
Sem limites o instante se levanta, cai, levanta, cai e leva tudo o que não é. A lentidão do instante assombra, não há ninguém que registre, só esta ternura que por milhares canta seu amor ao verão.
A chama da atenção se consome neste instante e se renova em labareda outra vez. Este ser comum canta nosso mesmo ar, respira e é respirado... tanta beleza que não cabe em palavras.
Um frescor de monte me enche a alma, o vazio de repente se torna plenitude e dança, esvaziando-se novamente, suspiro entre inspirar e expirar.
Sou apenas uma gota de consciência sonora em um mar de cigarras que me recordam que somente sou uma cigarra a mais.
Sem necessidade de adorar memórias, o canto pleno do monte é tudo; nada fica fora, sua santa vibração telúrica veste a tudo de verão, brisa, canto e amor...
As últimas neves que rodeiam a consciência estão fundindo-se e convertendo-se em córregos que fertilizam a dança das palavras, dos sonhos; um ramo de gozo me leva a viajar ao encontro da primavera do coração...
Começam a chegar com seu mistério, as musas...
Lucidor


LA PRIMAVERA DEL CORAZÓN
Este instante en que un océano de cigarras me viste, tiene un resplandor tan blando que todas las armaduras y mascaras quedan falseadas.
Me fundo con su canto. Llena de música terrestre mi escrito. Hay una intensa quietud de flores y pájaros, como un rumor de besos que me llega en la noche que lentamente como una brisa comienza esta nueva epopeya.
Este instante sonoro trae canto de cigarras y una claridad de consciencia, un soltar todas las aflicciones y dejar ir la pesada carga de intentar ser, esa áspera ansiedad de querer no esta ahora.
Sin limites el instante se levanta, se cae, se levanta, se cae y se lleva todo lo que no es. La lentitud del instante asombra, no hay nadie que registre, sólo esta ternura que por millares canta su amor al verano.
La llama de la atención se consume en este instante y se renueva en nueva llamarada.
Este ser común, canta nuestro mismo aire, respira y es respirado…tanta belleza que las palabras no alcanzan a contener.
Un frescor de monte me llena el alma, el vacío de repente se torna plenitud y danza, vaciándose nuevamente, suspiro entre inspirar e espirar.
Soy apenas una gota de consciencia sonora en un mar de cigarras que me recuerdan que solo soy una cigarra más.
Sin necesidad de adorar memorias, el canto pleno del monte lo es todo; nada queda fuera, su santa vibración telúrica viste a todo de verano, brisa, canto y amor…
Las ultimas nieves que rodean la consciencia se estan fundiendo e convirtiendo en arroyos que fertilizan la danza de las palabras, de los sueños, un ramo de gozo me lleva de viaje al encuentro de la primavera del corazón…
Comienzan a llegar con su misterio las musas…
Lucidor