Los Andes Sagrados

Los Andes Sagrados

lunes, 10 de marzo de 2014

Carcelero de un solo ojo es el Dragón…

 
Como Polifémo, gigante de un solo ojo, nos atrapa en su gruta y nos somete, nos impregna de miedo y desanimo. Y toda la humanidad en mi, se enredo entre sus caóticas manos. Se quemó la arboleda mágica, se seco el pozo de inspiraciones, se apago la habilidad de volar y jugar. Y todo se transformo en ganar, perder, me gusta o no me gusta, sirve o no sirve. El tedio, como una araña negra, rodeo a mi ser en su telaraña monstruosa y vivir significo rutina, consumo y sufrimiento.
Pero no todo está perdido. Ha llegado dentro de mi esta puerta luminosa, que me convida, me encanta y me llena de la esperanza de salir nuevamente al Sol.
El dragón esta allí, mas desperté, se que no soy el. Soy este animo vibrante por salir de la prisión y la llave de la gratitud me ha llegado de regalo. Ahora si, dragón avaro y miedoso, volare por las torrenciales melodías cósmicas y los sonoros ángeles jugaran conmigo. Ah… allá voy, entero, totalmente integrado a la práctica que me permite salir de esta cárcel.
 
Lucidor Flores
El Vuelo del Pájaro Azul
 
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario